La Septima Trompeta

PROYECTO GEDEÓN

OBJETIVO: El objetivo de este proyecto consiste en hacer efectivo el mandato que el Señor de Mateo 28:18-20, en todos los territorios de España donde no hay presencia adventista, llevando el mensaje para esta hora a través de la radio, colocando emisoras en las bastas regiones donde la presencia adventista es inexistente o escasa, allí donde no ha habido progresos significativos a lo largo de los años.

EL MOMENTO ACTUAL: El proyecto comienza su andadura en julio de 2016 en el seno de la FEDERACIÓN DE ASOCIACIONES CULTURALES DE RADIO TELEVISIÓN ADVENTISTA DE ESPAÑA (FACRAE) y con la colaboración de la ASOCIACIÓN CULTURAL RADIOADVENTISTA CASTILLA Y LEÓN (ACRACYL), miembro de dicha Federación.

Por el momento se han colocado seis emisoras:
.-Valladolid, cuna de la Reforma Protestante en España y también de la Inquisición que combatió a sangre y fuego dicha Reforma.
.-Salamanca, tierra que vio nacer a D. Braulio Pérez Márcio, que fue durante muchos años la Voz de la
Esperanza en español, para todo el mundo hispano hablante.
*Palencia
*Zamora
*Cáceres
*Badajoz
*Seguiremos avanzando, por las bastas llanuras hasta conquistar el último bastión.

En Proceso:
Ávila – Soria – Segovia – Burgos
Personas de diferentes lugares de España que integran el pequeño grupo de Gedeones sostiene con sus donaciones estos cuatro proyectos, y continúan pensando en un avance progresivo a lo largo de todo el territorio español. Hay muchos lugares donde no hay ni un solo adventista en estos momentos.

NUESTRO FUNDAMENTO: “Jueces 7:4-5. “…Y será que del que yo te dijere: vaya este contigo, irá contigo; mas de cualquiera que yo te dijere: este no vaya contigo, el tal no irá.”. El verdadero carácter cristiano resalta por la unidad de propósito, una determinación indomable que rehusa rendirse a las influencias mundanas, que no se conforma con nada que sea menor que la norma bíblica. Si los hombres consienten en llegar a desanimarse en el servicio a Dios, el gran adversario les presentará abundantes motivos para desviarlos de los claros senderos del deber hacia otro de comodidades e irresponsabilidades. Los que pueden ser sobornados o seducidos, desanimados o aterrorizados, no servirán en la contienda cristiana… Todos los que quieran ser soldados de la cruz de Cristo deben ceñirse la armadura y prepararse para el conflicto. No debieran ser intimidados por las amenazas, ni aterrorizados por los riesgos. Deben ser precavidos en el peligro y sin embargo firmes y valientes al afrontar al enemigo y reñir la batalla de Dios. La consagración del seguidor de Cristo debe ser completa. Padre, madre, esposa, hijos, casas, tierras deben considerarse como secundarias ante la obra de Dios…” ST 30-6-1881 “Hay una lección para nosotros en el relato de Gedeón… El Señor está igualmente dispuesto ahora a actuar mediante los esfuerzos humanos, y realizar grandes cosas mediante débiles instrumentos. Es esencial tener un conocimiento inteligente de la verdad, pues ¿en que otra forma podríamos hacer frente a los astutos oponentes?. Debe estudiarse la Biblia no solo por las doctrinas que enseña sino también por las lecciones prácticas. Nunca debierais ser sorprendidos, nunca debierais estar sin la armadura. Estad preparados para cualquier llamamiento del deber… Actuar prestamente. Dios quiere que seáis soldados siempre listos como lo fueron los hombres que componían el ejército de Gedeón. Muchas veces los ministros son demasiado meticulosos, demasiado calculadores. Mientras se preparan para hacer una gran obra, dejan pasar la oportunidad de hacer una buena obra…” RH 1-7-1884 “ es peligroso que los hombres resistan al Espíritu de Verdad, Gracia y Justicia, debido a que sus manifestaciones no están de acuerdo con sus ideas ni tampoco dentro del molde de sus planes de acción. El Señor actúa en su propia forma y de acuerdo a sus propios planes. Oren los mortales para que puedan despojarse del yo y estar en armonía con el cielo… En la instrucción que el Señor dio a Gedeón cuando estaba a punto de salir a la lucha contra los Madianitas, que salieran contra sus enemigos con un ejército de trescientos que tocaron las trompetas y llevaban cántaros vacíos en las manos, y gritaban “ ¡¡la espada de Gedeón y de Jehová!!”. Esos hombres meticulosos, metódicos y apagados, en la forma no podrían haber visto nada mas que inconsciencia y confusión. Podrían haber retrocedido con protestas decididas, y ofreciendo resistencia; podían haber argumentado extensamente para mostrar la inconsecuencia y los peligros de combatir en una forma de tanto riesgo, y con el juicio limitado haber calificado toda esta estrategia completamente ridícula e irrazonable. ¡Cuan carentes de ciencia, cuan inconsecuentes podrían haber pensado que eran las maniobras de Josué y de su ejército en la toma de Jericó!” RH 5-5-1896